Las 7 diferencias entre tristeza y depresión

Las 7 diferencias entre tristeza y depresión

Encontrar las diferencias entre tristeza y depresión es fácil si nos alejamos de la concepción básica que solemos tener en nuestro día a día.  Son dos conceptos que se confunden debido a la malinterpretación. Y la diferencia va más allá de las sensaciones que ambas producen, ya que son diferentes síntomas los que crean la barrera.

Diferencia entre tristeza y depresión

Los conceptos psicológicos se distorsionan cuando empezamos a usarlo en el ámbito social, perdiendo detalles o confundiendo unos con otros. Dos de los conceptos más confundidos popularmente son la tristeza y la depresión. Esto también se debe al tabú que a veces tenemos sobre nuestras emociones. Mientras que la depresión parece técnica y destinada a unos pocos, la tristeza es más común pero que señala fragilidad.

¿Cómo podemos diferenciar la tristeza de la depresión?

1. La duración

La duración es uno de los factores que determina que se trate de tristeza o de depresión. Mientras que a tristeza es una emoción, por lo tanto, su duración es breve y oscilante, la depresión es permanente y se mantiene en el tiempo. De hecho, para poder diagnosticar depresión, debe aparecer durante dos semanas. Aunque este criterio no es el único que marcaría una enfermedad como tal.

2. La abulia

La abulia se caracteriza por la dificultad a tomar acción. Esto se debe a la falta de motivación que aparece con la tristeza. Se reduce el ocio, la vida social y baja la productividad laboral. Pero en el caso de la tristeza, aunque aparece abulia, no es tan marcada como para impedir continuar con nuestra vida.

En el caso de la depresión, la abulia crea un desánimo que interrumpe todas las actividades cotidianas. Sumado al cansancio y la fatiga, la persona se ve incapacitada para moverse de la cama o salir de casa.

3. Trastorno psicológico

Es una de las diferencias básicas: únicamente la depresión es un trastorno psicológico. De hecho, la depresión se caracteriza por un estado de ánimo triste. Por tanto, la tristeza es solo una de las facetas de la depresión.

4. Necesidad de terapia

Si consideramos que la tristeza puede ser un estado momentáneo, que si se cronifica puede acabar en una depresión, es solo en este estado final donde sí necesitamos acudir a terapia.

En muchas ocasiones, esta tristeza puede sobreponerse con apoyo familiar y del círculo cercano, con una vuelta a la rutina y con el tiempo necesario para expresar nuestras emociones.

5. Aislamiento

La tristeza se caracteriza por la necesidad de expresión. Se busca abrirse, contar lo que nos ocurre y el motivo de ello. Sin embargo, en su nivel superior, que es la depresión, con la apatía, aparece el aislamiento que impide incluso la expresión de las emociones. La persona rechaza todo contacto social.

6. Dificultad para llevar el ritmo de vida

A nivel mental, la tristeza no afecta notablemente. Las capacidades cognitivas se mantienen. De hecho, con distracciones como el trabajo, se puede enmascarar, aunque se retome en casa. Pero no afecta al ritmo de vida.

La depresión anula las funciones mentales. No es compatible con un trabajo, donde se exija concentración, pero tampoco con la vida social, donde la persona no es capaz de llevar el ritmo de las conversaciones.

7. Tríada de la depresión

La tristeza afecta al foco donde se centra la persona. Normalmente solo a aquello que le ha causado esa tristeza, como puede ser una desilusión amorosa. Le hace ver de forma negativa todo aquello relacionado con el amor.

En su grado superior aparece lo que se llama Tríada de la depresión, una visión negativa sobre uno mismo, sobre el futuro y sobre el mundo. Va más allá de la tristeza, y el foco negativo se extiende a esos tres factores, que lo nublan todo y crea una desesperanza generalizada.

Si crees que puedes estar en un proceso de tristeza del que no puedes salir o estás pasando por una depresión, debes plantearte buscar ayuda especializada. Además, si crees que alguien de tu entorno se encuentra pasando por un mal momento, debes exponerle la situación. Una ayuda especializada puede dar las herramientas necesarias para salir de esa situación.

Si quieres más información, ponte en contacto con nosotros: Escríbenos.

One Comment

  1. Pingback: Mentiras que nos contamos: Yo no necesito un psicólogo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *