Cómo ayudar a una persona con depresión: 5 claves

Cómo ayudar a una persona con depresión: 5 claves

Vivir sin saber cómo ayudar a una persona con depresión no es fácil. Nos genera impotencia y frustración que escape de nuestro control su bienestar. Tienen emociones negativas que no saben superar ni nosotros sabemos qué hacer para que las superen. Además, el conjunto de emociones de ambas partes puede unirse y empeorar la situación.

Familiar con depresión

La depresión es una enfermedad que afecta a 1 de cada 20 personas en España. Esto quiere decir que, por mera estadística, seguramente uno de los miembros de nuestro círculo más cercano sufra síntomas depresivos agudos. En ocasiones, esta persona vive con nosotros,

Quien sufre de depresión se ve aislado con su angustia, lleno de soledad, tristeza y sufrimiento. Se siente incomprendido con lo que le ocurre. Y nosotros, como familiares o amigos, muchas veces confirmamos esta realidad. No generamos la empatía suficiente para acercarnos o actuamos de forma contraria a lo que ellos necesitan.

El vivir en polos de emociones opuestos nos hace crear una barrera que parece insalvable, pero que necesita ser superada para que la persona mejore.

Cómo ayudar a una persona con depresión

La persona con depresión sufre desesperanza y aflicción, apatía, baja energía, aislamiento y tristeza profunda. Esta burbuja emocional oscura les separa de los demás y les hace sentir incapaces e impotentes. Y los familiares no saben cómo actuar ante ello ni cómo ayudar.

A través de las siguientes claves sabrás cómo ayudar a una persona con depresión.

1. Mantén a raya los consejos

Es totalmente ineficaz que desde nuestra posición demos consejos a la persona sobre qué hacer para sentirse mejor o cómo debe actuar. De hecho, lo que hacemos es plantearles una situación fácil y que ellos no pueden alcanzar. Esto aumenta la sensación de descontrol y falta de validez.

2. No refuerces la queja

La depresión causa, en ocasiones, un estado de dependencia emocional que hace que se perpetúe el problema. Excesivo consuelo o procurar hacer todo por la otra persona no ayudará a que se vayan los síntomas depresivos, sino que creará una nueva zona de confort. Se debe ayudar, pero no acaparar.

3. Acompaña

La persona no espere que soluciones ningún problema ni que le resuelvas todas las situaciones. La mera compañía o el escuchar lo que le ocurre, es suficiente para reconfortar.

Se debe ayudar a la persona con empatía y comprensión, con un hombro sobre el que llorar o acompañamiento en situaciones de ocio o disfrute. También necesitan salir de casa o mantener la mente ocupada.

4. Salir del círculo de pensamientos negativos

La persona depresiva establece un patrón de pensamiento circular sobre acontecimientos negativos, hayan ocurrido o no. Este bucle les hace encontrarse cada vez peor y generar emociones pesimistas y muy negativas. No alimentes dicho círculo. No es necesario darles la vuelta a sus frases, de hecho, no funciona. Lo que hay que hacer es omitir lo negativo y reforzar cada vez que diga/haga algo positivo.

5. Busca ayuda

Siempre. La depresión no es temporal. La depresión no se soluciona sola. La depresión consume, agota, se enquista y daña a la persona y toda su vida. Es una enfermedad y como tal debe ser siempre tratada por un especialista de la salud mental.

Si tienes dudas en este punto, quieres orientación o estás buscando terapia, escríbeme: Contacto.

La simple intención de que la persona querida se encuentre bien no es suficiente. Con ayuda profesional y nuestra empatía podrá superar la enfermedad, retomar su vida y evitar futuras recaídas. Valora lo que siente, su dolor y acompaña a esa persona en estos momentos tan difíciles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *