Eliminar la ansiedad: escucha a tus necesidades para hacerlo

Eliminar la ansiedad: escucha a tus necesidades para hacerlo

Eliminar la ansiedad es uno de los retos a los que se enfrenta cada día el mundo de la Psicología. Una de las claves para hacerlo es hacer que la persona escuche de dónde viene la ansiedad. En ocasiones no se debe a un exceso de estrés externo, sino a unas necesidades personales que no son escuchadas. Decidimos anteponer los deseos de los demás a los nuestros, lo cual siempre es un error.

La ansiedad es una alarma

La ansiedad generalizada es uno de los problemas más frecuentes en salud mental. Sin embargo, detrás de ese entramado existe algo muy básico: es una señal de alarma que nos avisa de que algo no va como debería. Nuestro cuerpo y nuestra mente nos alertan de que algo no va bien.

Si la etiquetamos como una mera enfermedad, lo único que hacemos es paliar los síntomas, pero no vamos a la raíz del problema. Por eso, la Psicología está buscando cada vez más prescindir de la etiqueta, seguir reduciendo los síntomas, pero también centrarse en lo que va mal. Escuchamos la señal de alarma, la atendemos y lo solucionamos.

Una de las principales alarmas que saltan en la ansiedad es la diferencia entre el yo ideal y el yo real. Marcamos unos estándares de cómo creemos que tiene que estar nuestra vida. Lo basamos sobre nuestra educación, la cultura o lo que tienen nuestros amigos. Es una forma de no escuchar nuestras necesidades, sino que basamos nuestro bienestar en lo que los demás tienen para entonces imitarlo.

Eliminar la ansiedad escuchándonos

Aceptar nuestras necesidades únicas y genuinas es la mejor forma de eliminar la ansiedad. Se basa es prescindir de la deseabilidad social y atender a lo que realmente queremos tener. Es un proceso de crecimiento y conocimiento que te liberará del estrés y la activación.

A partir de los siguientes pasos, podrás saber cómo escuchar y atender tus necesidades:

1. Me acepto y me apruebo

Somos un conjunto de rasgos, caracteres y experiencias. Nos conforman cosas positivas y cosas negativas. Dichas cosas nos definen como seres únicos. Aceptando cada parte de nosotros, aprobando que somos lo que somos, independientemente del resto, nos liberaremos de toda culpa. Esto rebajará la autoexigencia y hará crecer la autoestima.

2. Busco ayuda cuando la necesito

Es uno de los pasos más simples pero que más nos cuestan. Saber que hay partes que nos podremos hacer sin la ayuda de otros puedo hacernos creer que somos débiles. Pero nuestra fortaleza reside en nosotros con los otros. Y también le pasa eso a los demás. Busca ayuda cada vez que lo necesites.

3. Me visualizo en la plenitud

Nuestro cerebro tiene el control total de nuestra realidad. Si nos vemos siempre rodeados de cosas negativas, se moviliza con sus pensamientos y sus acciones para confirmar que tenemos razón. Esto es lo más habitual. Vamos a darle la vuelta. Procura visualizar siempre cambios positivos y felicidad en tu vida.

4. Me escucho y me respeto

¿Qué necesitas? ¿Es este el sitio donde quieres estar? ¿Te da tu trabajo la felicidad que necesitas? Tienes tus propias necesidades y tus propias aspiraciones. Respeta tu espacio y escucha todo lo que necesitas. Moviliza tu energía para lograrlo. Una vez que estés bien contigo mismo podrás dedicarte a todo lo demás.

5. Fallo y me perdono por ello

Equivocarse es lo más normal. Le ocurre a todo el mundo. De hecho, fallamos y nos equivocamos, en mayor o menor medida, a diario. Y no supone un problema. Permítete errar y crecer, ganar en experiencia. No busques la perfección.

6. Busco el crecimiento constante

Márcate metas. Metas con plazos, con fecha de caducidad y diseña la forma de llegar hasta ellas. Alcanza esas metas y empieza de nuevo. Estamos en constante cambio y eso nos demuestra que estamos vivos. No te estanques nunca.

El piloto automático es uno de los mayores problemas a día de hoy. Nos hace sentir que todo pasa muy deprisa, que los días nos comen y que pasamos por los meses sin que los hayamos disfrutado. Esto nos deja muy pocos momentos de plenitud. Sin embargo, apagar ese interruptor y vivir plenamente conscientes de nuestras necesidades nos va a cambiar la vida. Elimina todo el estrés y toda la ansiedad. Vive escuchándote y buscando aquello que realmente necesitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *