Respiración diafragmática: una técnica de relajación infalible

Respiración diafragmática: una técnica de relajación infalible

La respiración diafragmática o abdominal es la mejor técnica para relajarse. Te ayuda a reducir la ansiedad y aliviar el estrés. Funciona de forma rápida y es capaz de evitar que una persona hiperventile. Además, es lo más recomendado por los psicólogos online. Tiene una alta eficacia y puede usarse rápidamente.

¿Qué es la respiración diafragmática o abdominal?

Cuando al respirar, el músculo principal involucrado es el diafragma, es cuando estamos en condiciones de decir que la respiración es diafragmática o abdominal. El mayor trabajo lo realizaría la zona baja de nuestros pulmones, conectados con el diafragma y con el abdomen (no respira como tal esta parte, pero si recibe el nombre de respiración abdominal).

Aunque siempre trabajan todos los músculos durante la respiración, dependiendo del momento habrá unos mayor implicados que otros. De esta forma, el cuerpo se asegura que siempre haya respiración, aunque sea superficial (como ocurre en la ansiedad).

La respiración diafragmática es la que hace que los pulmones se llenen de una gran cantidad de aire, llegando a la zona baja de estos. Garantiza una mejor ventilación, una óptima captación de oxígeno, así como una limpieza más profunda en la exhalación.

respiracion-abdominal-diafragmatica-tecnicas-relajacion

Además, este tipo de respiración activa el sistema nervioso parasimpático. Este es el encargado de emitir una respuesta de relajación a nuestro organismo.

El diafragma responde a un movimiento inconsciente de respiración, pero nosotros podemos ser capaces de forma consciente de intervenir sobre ello. Por eso, todas las técnicas de relajación suelen hacer incidencia en la necesidad de una respiración profunda, es decir, abdominal o diafragmática.

Ventajas de la respiración abdominal

– Los pulmones reciben una gran cantidad de oxígeno.

– Se activa de forma directa la relajación del organismo.

– Produce un masaje en los órganos.

– Se ventilan y limpian los pulmones.

– Estimulamos al corazón y la circulación.

– Mejora el tránsito intestinal.

– Mejoramos con la práctica nuestra forma normal de respirar.

¿Cómo se realiza la respiración diafragmática?

Lo importante es, sobre todo, no forzarla. Somos nosotros mismos los que vamos a reconducir la respiración, pero debemos hacerlo de forma amable. No consiste en llenar los pulmones en exceso, como un globo (esto te dará mayor sensación de agobio). Tampoco debemos aguantar la respiración. Recuerda, no es una competición ni debe salir bien a la primera.

Estos son los pasos que debes seguir:

  1. Cuando estés aprendiendo, es muy útil que lo hagas recostado boca arriba, de forma cómoda. Después podrás hacerlo de pie o, incluso, caminando. Podrás incorporarlo a tu vida normal, ya que no llama la atención ni lo perciben los demás.
  2. Coloca tu mano derecha en tu pecho y la mano izquierda por debajo del ombligo.
  3. Antes de empezar, expulsa varias veces el aire de tus pulmones. El objetivo es que elimines el aire residual que suele acumularse, lo cual hará que el organismo necesite respirar de forma más profunda.
  4. Inhala por la nariz de forma relajada, dirigiendo el aire hacia la parte baja de tus pulmones, como si quisieras desabrocharte el pantalón con el abdomen. La mano que debe moverse es la que tienes colocada en esa zona. Si se mueve la del pecho, es que la respiración no es correcta.
  5. Aguanta el aire en tus pulmones un breve espacio de tiempo. Cuanto más relajado, más podrá permanecer el aire dentro.
  6. Expulsa el aire por la boca cuando sientas la necesidad. La mano de tu abdomen deberá bajar. Nota como sale todo el aire,
  7. Quédate también un tiempo con los pulmones vacíos, sintiendo cómo te relajas. Y vuelve a empezar.
  8. Repite el ciclo varias veces. No es necesario que estés 5 minutos.

Practica unas 2 o 3 veces al día. A medida que vayas haciéndolo de forma efectiva, podrás utilizarlos en situaciones de estrés. Además, puedes usarla también para que te ayude a dormir o para oxigenarte a lo largo del día.

Recuerda, no fuerces tu respiración. Deja que fluya y sé relaje. Eres tú el que puede controlarla.

7 Comments

  1. Pingback: Cambia tu vida con la Psicología Positiva on line - Ángel Rull

  2. Pingback: Cuándo no contratar un psicólogo online ~ Ángel Rull, psicólogo online

  3. Pingback: Problemas psicológicos que trata la Psicologia Online ~ Psicólogo Online

  4. Pingback: ¿Estás buscando Psicólogo Online? ~ Ángel Rull, psicólogo online

  5. Pingback: ¿Las preocupaciones no te dejan dormir? ~ Ángel Rull, Psicólogo Online

  6. Pingback: Tratamiento de la depresión: ideas erróneas ~ Ángel Rull, psicólogo online

  7. Pingback: Así puedes controlar y eliminar el estrés y la ansiedad con estos trucos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *