Morder la manzana: la revolución feminista que nos grita Leticia Dolera

Morder la manzana: la revolución feminista que nos grita Leticia Dolera

Morder la manzana es uno de esos libros esenciales que nacen de la necesidad y de la urgencia. Porque Leticia Dolera necesita contar por qué es feminista y por qué todas deberíamos serlo. Un camino vital en el que se ha encontrado con personas inspiradoras, lecturas reveladoras, anécdotas —de las buenas, de las malas y de las peores— vividas muy de cerca o en primera persona.

La revolución será feminista o no será

Pero, un momento, ¿no vivíamos ya en igualdad? ¿No es la nuestra una sociedad moderna? ¿Y no hay quien dice que el feminismo ya no es necesario?

Ni España, ni occidente, ni mucho menos el resto del mundo, se pueden considerar igualitarios. Nazcas en la parte del mundo que nazcas, sufrirás las consecuencias de ser mujer. Por eso, el feminismo siempre será necesario, por eso siguen haciendo falta libros como Morder la manzana, para iluminarnos, para hacernos ver las injusticias que se sufren todos los días, para que veamos que es una necesidad no un capricho.

Leticia Dolera derriba relatos, entierra frases hechas, desmonta comportamientos aprendidos con la alegría y el convencimiento de alguien que vive y lucha por una causa justa. En cada capítulo repasa los diferentes mitos que van unidos a la identidad femenina, como la maternidad, la belleza o las relaciones de parejas, todo ello contado en primera persona, con experiencias de su propia vida y la de sus amigas.

Patriarcado, machismo y otros conceptos son aclarados por la autora, pero también los inicios del feminismo, los pasos que fueron necesarios para llegar al sufragio universal o al aborto, la revolución sexual y el feminismo radical o interseccional. Y lo que es aún más importante, desde la sororidad: la hermandad entre mujeres, el compañerismo consciente y activo en el que se reconocen como sujetos políticos. Pero los hombres también tienen su papel, son necesarios e imprescindibles en la lucha por el mundo justo e igualitario como aliados feministas.

El feminismo no tiene vuelta atrás

La sociedad patriarcal ha golpeado a Leticia Dolera y a sus amigas en multitud de ocasiones. Son estas vivencias las que utiliza la autora para ilustrar la necesidad de esta revolución, el por qué es necesario que la mujer grite con todas sus fuerzas.

Es como si viviéramos en guerra, como si ser nosotras fuera un motivo de persecución, de acoso. El peligro indivisible de nuestra condición de mujeres que van solas por la calle.

¿Por qué la mujer debe ser valiente al ir por la calle si lo único que necesita es ser libre?

Llegar a la raíz del problema no ha sido tarea fácil. Enseñar de una forma directa y accesible el daño que produce el heteropatriarcado es uno de los grandes éxitos de Morder la manzana. Conseguimos ponernos las gafas del feminismo y mirar de una forma más crítica la sociedad y los esquemas que nos rodean. Pero cuidado, ya no podrás nunca mirar el mundo de la misma forma.

Ser feminista implica para mujeres y para hombres empezar a mirar la realidad a través de un nuevo cristal. Leticia Dolera.

Yo sí te creo

Uno de los momentos clave de la obra aparece cuando Dolera nos invita a hacer un pacto con ella y con el feminismo:

Tú, yo, todas las personas que estamos leyendo esto a la vez en algún plano espacio-temporal vamos a hacernos esta promesa: Prometo NUNCA permitir que la vergüenza de un agresión sexual, de una agresión machista o de una violación recaiga sobre la persona que la sufre, esto me incluye si soy yo quien la sufre. Prometo que NUNCA dejaré que la culpa de una agresión caiga sobre una amiga, sobre una prima, una conocida o una desconocida de la que oímos hablar en la tele. Porque LA CULPA SIEMPRE ES DE QUIEN AGREDE, LA VERGÜENZA SIEMPRE DEBE CAER SORE QUIEN ACOSA, VIOLA O PEGA. No hay peros. No hay dudas. Lo prometo. Este pacto tiene vigencia desde ahora mismo, mientras lees esto y es para siempre.

Y es, sin duda, el mejor pacto que puede realizar una mujer y un hombre: nunca señalar a la víctima, nunca justificar al agresor. No es no, lo demás es violación, y la vergüenza y la culpa para el que viola.

¿Quién es Leticia Dolera?

Actriz, guionista y directora de cine. A sus espaldas lleva series como Al salir de clase, Los Serrano, Hospital Central o Mad Dogs, y películas como El otro lado de la cama, [Rec] 3, Kamikaze o La novia.

En 2015 escribe, dirige y protagoniza su primera película, el exitazo Requisitos para ser una persona normal, que ganó premios en el Festival de Málaga y fue finalista a tres Goyas.

En 2017 protagoniza la campaña No es no, del Ayuntamiento de Madrid contra las violencias machistas, siempre fiel a sus convicciones feministas.

Morder la manzana, una revolución que solo podía ser feminista

Leticia Dolera nos habla del feminismo como descubrimiento, como revelación y como teoría política y filosófica. Morder la manzana es una invitación a que las mujeres se apoderen de su vida y de su destino. Del cuerpo y de la mente. Cada cual es dueña de sus sueños, sus pelos y sus orgasmos sin que puede haber jefecillo, manada ni Brando que lo discuta.

Una obra fresca, trepidante, inteligente y sin prejuicios. Cuarenta y seis capítulos que hablan de la vida, del trabajo, del amor, del sexo… Diálogos deliciosos con las amigas, ataques memorables al machismo y al patriarcado, y también un repaso por la historia del feminismo.

Por mucho que nos hayan repetido que Eva pecó al morder la manzana, sabemos que aquello fue precisamente lo que la hizo sabia. Ella fue la primera, Leticia no será la última. Esta es una historia sobre todas las mujeres, que nos invita a abrazar una causa que es la de todas las personas que sueñan con una sociedad justa.

Juntas somos más fuertes. Juntas somos imparables. Nosotras sí somos manada.

FOTOGRAFÍAS:

  • 1: https://twitter.com/feminismosmad
  • 2: http://www.telva.com/estilo-vida/libros/2018/03/07/5aa00daee2704e0f748b4605.html
  • 3: Portada del libro.
  • 4: https://elpais.com/elpais/2018/03/08/opinion/1520530199_894317.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *