Soluciona tus problemas en cuatro fases

Soluciona tus problemas en cuatro fases

Encontrar la mejor manera de solucionar tus problemas es una de las habilidades más valoradas en nuestra vida. Nos es útil tanto en la vida personal como a nivel laboral. Para hacerlo de forma eficaz, necesitamos seguir un orden y unas pautas que nos faciliten el camino. La improvisación rara vez parece funcionar.

Aprende a resolver conflictos y problemas en cuatro fases

La psicología online nos enseña claves para hacerlo de forma óptima. Para ello, hay que empezar aprendiendo las cuatro fases e ir aplicándolas a sencillos problemas. De esta forma, iremos convirtiéndolo en algo habitual y automático.

Fase uno: Define el problema.

El primer paso es definir de forma clara el problema. Para ello, necesitas hacerlo entendible para todo el mundo: olvídate de ser abstracto. Debes ser capaz de expresarlo en pocas palabras y de forma concisa.

Básate en las siguientes preguntas:

  • ¿En qué consiste mi problema?
  • ¿A quién pertenece el problema? ¿Me afecta solo a mí o a más personas?
  • ¿Cuándo ha comenzado? ¿Cuál es su duración?
  • ¿De qué forma aparece en mi vida?
  • ¿De qué forma me afecta?
  • Del 1 al 10, ¿cuánto me afecta?
  • ¿Cuáles son las causas que pueden haber precipitado el problema?
  • ¿Cuáles son las áreas de mi vida afectadas?

Consejo: sé exacto, define todos los componentes implicados. Debemos ser lo más concisos y concretos posibles. Esto nos servirá para también hallar soluciones precisas y concretas.

Fase dos: Busca opciones.

Es el momento de que hagas una lista con todas las posibles soluciones que se te ocurran para hacer frente al problema. Básicamente es un brainstorming. Y, como en todo brainstorming, todas las soluciones son válidas. No omitas ninguna posibilidad, incluye todo lo que se te ocurra. Ya eliminaremos los sobrantes en la siguiente fase. Debes volver a ser claro y concreto, aparte se deben poder llevar a cabo.

Utiliza el siguiente guion para poder generar las soluciones:

  1. Imagina cómo resolvería este problema alguien a quien admires y/o que tenga las cualidades que tú buscas. Utiliza la imaginación para visualizar cómo se resuelve el problema.
  2. Recuerda aquellas situaciones anteriores en las que has resuelto problemas similares.
  3. Haz una combinación de alternativas que se te han ocurrido esta vez y en veces anteriores.

No te pongas límite al número de alternativas. En esta fase debe primar la cantidad. Así, podremos tener más opciones sobre las que trabajar.

Fase tres: Valora las opciones y decide.

Con la lista de soluciones delante, examina todas las alternativas. Para ello, analiza una a una las opciones, sus pros y sus contras. Hazlo siempre por escrito, ya que podrás ordenarlo mejor.

Por cada alternativa, haz una sublista de ventajas y desventajas.

Esta fase te ayudará a clarificar bastante las alternativas. Aun así, puede resultarte complicado. Para simplificarlo, valora de 0 a 10 cada una de las ventajas y desventajas. Al final, deberás tener un resultado numérico de cada alternativa.

Fase cuatro. Pon en práctica la solución y evalúa los resultados.

Hemos tomado ya la solución, ahora es el momento de ponerla en práctica. De esta forma, no quedará únicamente reducido a un proyecto en papel, lo llevaremos al mundo real.

Para ello, crea un plan de acción donde pongas por escrito toda la ruta a trazar. ¿Cuándo vas a comenzar? ¿Cuánta inversión puedes necesitar? ¿El tiempo que te va a costar hacerlo?

Una vez que llevemos a cabo la solución, debemos evaluar los resultados. De esta forma, sabrás en un futuro qué alternativas son las más acertadas para qué momentos de tu vida.

La mejor manera de resolver un problema es enfrentarte a su solución, pero parte siempre de un plan de acción. La improvisación no siempre es la mejor opción.

6 Comments

  1. Pingback: Superar la depresión con 10 consejos ~ Ángel Rull, psicólogo online

  2. Pingback: ¿Por qué deberíamos contratarte? ~ Psicólogo Online

  3. Pingback: Cambia tu vida con la Psicología Positiva on line - Ángel Rull

  4. Pingback: Estudiar y trabajar al mismo tiempo ~ Ángel Rull, psicólogo online

  5. Pingback: Aumenta tu productividad con estas técnicas ~ Ángel Rull, psicólogo online

  6. Pingback: Elimina la procrastinación, aumenta tu productividad ~ Psicólogo online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *