15 maneras de aumentar la productividad en el trabajo

15 maneras de aumentar la productividad en el trabajo

Aumentar la productividad en el trabajo es fundamental para mejorar el rendimiento. Dedicar menos horas a las mismas tareas, o incluso poder abarcar algo más de trabajo. Siempre será valorado por la empresa, pero también nos ayudará a nivel personal. Tendremos mayor efectividad para tareas que antes nos costaban horas.

Cómo aumentar la productividad en el trabajo

Tener un mayor rendimiento no es una ciencia complicada. Aumentar la productividad en el trabajo requiere saber cómo administrar mejor nuestro tiempo. También cómo sacar el máximo partido a nuestras fortalezas.

A través de las siguientes 15 estrategias, podrás aumentar significativamente el rendimiento laboral.

1. Fechas límites

El estrés es únicamente negativo cuando de verdad excede nuestros recursos. Si la presión de tiempo es autoimpuesta, será muy útil para alcanzar las metas. Tareas o proyectos abiertos requieren de ponerse una fecha límite y ceñirse a ella. Es posible que nos sorprendamos al descubrir lo concentrados que empezamos a partir de ahora a trabajar.

2. Regla de los dos minutos

Steve Olenski nos recomienda implementar esta famosa regla para aprovechar al máximo las pequeñas ventanas de tiempo.

Consiste en que, si una tarea o acción puede hacerse en menos de dos minutos, hay que hacerla de inmediato. Completar la tarea nos llevará menos tiempo que aparcarla y después retomarla.

Es una de las estrategias más influyentes en términos empresariales.

3. Di no a la siguiente reunión

Las reuniones son unas de las cosas que más se comen nuestro tiempo. Muchas veces son imprescindibles, pero otras se van aplazando y postergando. Di no a todas esas reuniones que puedas eludir, siempre y cuando estés aprovechando realmente el tiempo.

4. Descansos frecuentes

Aunque parezca contradictorio, los descansos programado aumentan la concentración. Algunas investigaciones han demostrado cómo descansar brevemente durante largas tareas nos ayuda a mantener el rendimiento constante. Mientras se trabaja en la tarea sin interrupciones nos conducimos a la disminución del desempeño.

5. Monitoriza las tareas

Utiliza herramientas fiables para estimar con precisión el tiempo que pasas en cada tarea. No lo hagas tú mismo, somos muy malos estimadores con el paso del tiempo. Por ejemplo, Rescue Time te ayuda a saber exactamente cuánto tiempo le dedicas a las tareas. Incluye también una medición de las redes sociales, el correo o las apps.

6. Contacto con la naturaleza

Lo ideal es que trabajemos en un entorno donde tengamos un parque al salir de la oficina, pero no siempre es posible. Una alternativa válida es revisar vídeos de naturaleza o animales. Ayudan a desestresar y volver a la calma.

7. Nada de multitarea

Parece que por hacer varias cosas a la vez trabajamos mejor y ahorramos tiempo. Sin embargo, intentar realizar varias tareas a la vez tiene un impacto directo sobre la productividad. En su lugar, opta por comprometerte con una única tarea antes de avanzar con el proyecto.

8. Aprovecha los trayectos

¿A qué te dedicas en el viaje al trabajo? Tanto si vas en coche como en transporte público, es un buen momento para realizar alguna tarea sencilla o algo que estás aplazando. Responder correos urgentes u organizarte el día te liberará de trabajo. También puedes dedicar el tiempo a estudiar un idioma.

9. Haz deporte

Lo ideal es que la actividad física se encuentre dentro de la jornada laboral. Puedes aprovechar la hora de la comida para hacer algo de deporte. Una alternativa, cuando se trabaja desde casa, es parar para ir al gimnasio o hacer sentadillas en el salón.

10. No hay nada perfecto

Las personas que trabajan en empresas tienen una mayor tendencia al perfeccionismo, pero es una falsa ilusión. Si perdemos el tiempo buscando algo que no existe, nos estancaremos y no sabremos avanzar. Completa tu tarea, quítala de en medio. Si hay fallos, se podrán revisar después.

11. Proactivo vs. reactivo

Permitir que las llamadas de teléfono o el correo electrónico decida tu día es un gran error. Apagas fuegos, generas emociones negativas y nunca rindes lo suficiente. Reserva tiempo para todas las tareas, pero no dejes que te influyan o determinen ni tu día ni tu estado anímico.

12. Intervalos de trabajo

Existen varias técnicas de productividad donde podemos ver cómo trabajar mediante intervalos. Se intercalan etapas fijas de trabajo con etapas fijas de descanso.

En el siguiente artículo podrás ver varios de estos intervalos: Aumenta tu productividad con estas 5 técnicas

13. Olvídate de las notificaciones

No sabes la cantidad de notificaciones que saltan en tu móvil hasta que no te compras una pulsera de actividad. Notas cómo no para de vibrarte la muñeca. Esto es un reflejo claro de lo bombardeados que estamos. Silencia las notificaciones no importantes. Elimina las redes sociales y deja solo las llamadas.

14. Nada de interrupciones

Las interrupciones breves producen un cambio en nuestro patrón de trabajo y una caída de la productividad. Minimiza todas las interrupciones que puedas y establece horarios de descanso. Minimizarlas te hará sumar una gran cantidad de tiempo a lo largo del día y la semana.

15. Mira algo bonito

Equipar una oficina con elementos estéticamente agradables hace que el rendimiento aumente en un 15%. Llena tu espacio con fotos, recuerdos felices y plantas. De forma consciente estarás diseñando la felicidad percibida.

Si sientes la necesidad de aumentar el número de horas, olvídalo. En su lugar debes buscar la manera inteligente de aumentar tu productividad. Te hará sumar poco a poco minutos y horas, ganarás en bienestar y reducirás el estrés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *