5 señales de que debes cambiar de trabajo

5 señales de que debes cambiar de trabajo

Cuándo cambiar de trabajo es algo que nos planteamos en determinados momentos. No siempre es fácil tomar la decisión, pero hay varias señales que pueden dar mucha luz. Señales que nos indican que sí es el momento y que debemos empezar a buscar un cambio de aires. Pero ¿cuáles son estas señales?

Cuándo cambiar de trabajo

Si notas que en los últimos meses ha disminuido tu motivación laboral o que tu puesto ya no es un reto, estás ante un momento decisivo. Es una de las señales que indica que debes cerrar una etapa.

Es evidente que nuestros intereses y nuestras metas profesionales no son estáticas. Si nuestros valores pueden cambiar, también lo hacen nuestras necesidades o nuestras herramientas. Y ya que pasamos gran parte de nuestra vida en el trabajo, debemos ajustar el empleo a nosotros.

Los siguientes signos son indicadores fundamentales para identificar cuándo debemos cambiar de trabajo.

1. He perdido confianza en la empresa

Lo que somos y pensamos debe ir en consonancia con el trabajo que tenemos. Si atenta contra nuestros valores o su ética se aleja de la nuestra, podemos vernos incómodos. Es una de las razones para cambiar de trabajo, ya que, si perdemos confianza en la empresa, poco vamos a aportar nosotros también.

2. Estancamiento

Esta señal no es decisiva para todo el mundo. Algunos se encuentran cómodos en la rutina, sin responsabilidades. Pero otros necesitan nuevos retos, tener movilidad dentro de la empresa y poder ir creciendo. Tocar techo, aunque sea un falso techo, puede hacer que perdamos interés en lo que hacemos. Esto se agudiza cuando son los jefes los que imponen ese techo.

3. Mala relación con los jefes

Los superiores son los que toman las decisiones que afectan al total de la empresa y los empleados. Si tienen un conflicto con un empleado, aunque intenten ser imparciales, no siempre lo van a conseguir. Cuando nuestros valores son diferentes o tenemos personalidades que chocan con las de un jefe, debemos analizar si hay posibilidad de avance. Siempre es mejor arreglar la solución. Pero si esto no es posible, hay que buscar otro trabajo.

4. Falta de energía

Lo que nos empuja a levantarnos por la mañana o entrar contentos en la oficina es nuestra energía. Pero también es el motor de todo lo que haremos a lo largo del día. Si nuestra energía está por los suelos siempre, hay que escuchar a nuestro cuerpo. Él también tiene algo que decir sobre la satisfacción laboral.

5. Sobrecualificación

Muchas veces escogemos un trabajo por la comodidad. Esta comodidad también se debe a lo mental. Si nuestras habilidades y conocimientos exceden notablemente de lo que el puesto requiere, no tendremos ningún reto. A la larga nos resta energía y motivación.

El trabajo requiere muchas horas de nuestro tiempo. Estar infelices en él acaba saliendo demasiado caro. Prestando atención a las señales, sabremos si estamos ante una crisis pasajera o si realmente hay que empezar a actualizar el currículum.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *