Cómo ser feliz en el trabajo: 5 claves fáciles

Cómo ser feliz en el trabajo: 5 claves fáciles

La insatisfacción laboral dobla en número a aquellos que sí están felices en la oficina. Cómo ser feliz en el trabajo se convierte, por tanto, en una prioridad. Y es que nuestro empleo condiciona ampliamente cómo nos sentimos también en los momentos de ocio. Pasamos muchas horas allí y el estado de ánimo se generaliza.

Insatisfacción laboral

En 2013, Gallup, la empresa dedicada al sondeo estadístico sobre diferentes ámbitos, hizo un estudio sobre felicidad laboral. Concluyó que la ratio de insatisfacción laboral era de 2:1. Es decir, las personas que no están bien en su trabajo doblan a los que sí lo están. Una cifra demasiado elevada para algo tan importante como el puesto de trabajo. Un lugar donde pasamos gran parte de nuestra vida.

Esta insatisfacción no se limita a las horas de oficina. Ya que no sabemos desconectar realmente como haría un robot, tendemos a llevarnos los problemas a casa. Nos afecta en las relaciones sociales y con la familia. Les contagiamos nuestro mal humor y vemos mermada también la calidad de vida de los demás.

Cómo ser feliz en el trabajo

Tratar de estar a gusto en nuestro trabajo se impone como máxima prioridad. Si en la oficina pasmaos gran parte de nuestra vida, ¿no deberíamos empezar a mover las variables para estar mejor? Es así por lo que vamos a aprender cómo ser feliz en el trabajo. Para ello escogemos 5 caminos fáciles, que no nos compliquen aún más la labor. Lo podremos implementar fácilmente y con grandes resultados.

1. Trabajo con sentido

El sentido vital es una de nuestras mayores aspiraciones y una de las cosas que más motivación y satisfacción provoca. No siempre este sentido va a estar alineado al trabajo en sí, pero seremos capaces de encontrarlo si partimos de la premisa de que lo que hacemos es importante.

Por ejemplo, trabajar enseñando en la escuela puede ser visto como algo enriquecedor si tenemos en cuenta que estamos labrando el futuro de aquellas personas que heredaran la tierra.

2. Tu zona de seguridad

Pasas demasiado tiempo en la oficina como para sentir que no estás cómodo. Crea tu espacio seguro, ese que te represente. Decora, dentro de lo posible la zona donde trabajas. Adáptalo a lo que tú necesitas y añade recuerdos felices. También es importante que establezcas recordatorios de motivación.

3. Mejor amigo

No todas las personas con las que compartimos trabajo se convierten en nuestros mejores amigos. A veces somos personas diferentes con gustos poco afines. Pero lo que sí puedes lograr es un “mejor amigo del trabajo”. Esto establece unión y conexión con el puesto. Aumenta la motivación y la pertenencia al grupo. Además, ayuda a relajar tensión que surge en ocasiones.

4. Descansa

Siempre hay una excusa lo suficientemente grande como para no hacer descansos. Esto es un error. Y sí, ante todo, una excusa. Lo que hará será crear una mayor fatiga y una sensación de descontrol. Toma las riendas, establece periodos adaptados de descanso. Y, en la medida de lo posible, toma el aire fresco.

5. Límites

Debemos dejar claro cuáles son nuestras funciones, las cosas para las que hemos sido contratados. Y también marcar los límites del respeto. Esto incluye no permitir todo a los jefes por el mero hecho de que sean nuestros superiores. No todo vale. Y al final, los demás puedes hacernos lo que nosotros les permitamos.

¿Cuánto tiempo vas a estar en la queja? ¿Te has planteado que un cambio de actitud te ayudaría a estar mejor en el trabajo? Establece límites, descansa, oxigénate y ten claro que la opción de estar bien es solo tuya. Pasas demasiadas horas en la oficina como para estar siempre mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *