Aumenta tu autoestima con estos ejercicios de gratitud

Aumenta tu autoestima con estos ejercicios de gratitud

Los siguientes ejercicios de gratitud tienen un impacto directo en la confianza y la autoestima. Y es que, la seguridad en uno mismo está relacionada de forma directa con algunas de las fortalezas personales. La gratitud, además de ayudar en depresión y ansiedad, también es un potente precursor de la autoestima.

Autoestima y gratitud

Los beneficios de la gratitud se extienden a la salud física, el bienestar, el sueño, la autoestima, la ansiedad y la depresión. Nos ayuda a recuperarnos emocionalmente y nos protege de emociones negativas.

Sin embargo, es una fortaleza mucho menos frecuente de lo que parece. No nos sentimos cada día agradecidos por las pequeñas cosas. Solo la mostramos ante hechos muy evidentes y, aun así, no siempre la sentimos. No procesamos todos los detalles, no buscamos la felicidad de las cosas pequeñas, y dejamos de lado la gratitud.

Ejercicios de gratitud

Los siguientes 3 ejercicios de gratitud tienen enormes beneficios. Solo te llevarán 5 o 10 minutos hacerlos. Están destinados a trabajar la gratitud e invocar un sentimiento que solemos olvidar. Esta fortaleza nos traerá numerosas recompensas, como el aumento de la felicidad. Pero lo más importante es que impactará positivamente en tu nivel de autoestima.

Los ejercicios que verás a continuación te va ayudar a sentir verdadera gratitud e implementarla en tu vida.

1. Diario de gratitud

Los primeros experimentos que se han realizado en la Psicología Positiva han sido con el diario de gratitud. Este diario es tan fácil de hacer que no lleva más de 10 minutos diarios. Refuerza la autoestima, pero, sobre todo, su impacto se ve en depresión y ansiedad.

Como ya he hablado otras veces del diario, te dejo un artículo más amplio sobre qué es y sus beneficios: Diario de gratitud: cómo reducir la tristeza y ganar felicidad

solucion-problemas

2. Lo positivo del día

Al terminar el día, escribe tres cosas que hayan salido bien y explica el motivo. Lo que escribas puede oscilar desde lo más mundano (alguien te hizo café) hasta lo extraordinario (un ascenso).

Al lado de cada evento, debes responder a la siguiente pregunta: ¿Por qué sucedió esto? Esta pregunta lo que busca es que encuentres cosas positivas en los demás, que atribuyas lo positivo también a los demás, o si es necesario a ti mismo.

Tómate tu tiempo. Reflexiona sobre las cosas buenas que hayas tenido ese día.

Al principio puede costarnos hacer el ejercicio. O bien ponemos excusas, nos da pereza o no encontramos nada para escribir. Es normal. Hay que perseverar. Lo ideal es que se intente el ejercicio al menos durante una semana, aunque no se rellene con las tres cosas. Después podrás incorporarlo a la rutina. Incluso verás que tres cosas se te quedan cortas.

Aunque parezca simple, la investigación ha demostrado que hacerlo diariamente aumenta la felicidad. Tiene un efecto inmediato y que va aumentando exponencialmente.

3. Carta de gratitud

Cierra los ojos. ¿Quién de tu vida ha hecho algo por ti y aún no se lo has agradecido? Tendemos a dar por sentado que los demás saben lo importantes que son para nosotros y no dedicamos tiempo a la gratitud.

Es hora de agradecerlo. Escribe una carta de agradecimiento a una persona. Hazlo desde el corazón y dásela, si puedes, en persona. Lo ideal sería que sacaras valor y también se la leyeras, pero este paso a veces es más complicado.

Puede que no sientas mucho las primeras veces que practiques la gratitud. Es natural. Es una fortaleza que necesita despertar. Requiere práctica y constancia. Pero una vez que queda dentro de nosotros, a veces es tan fácil evocarla como cerrar los ojos y decir gracias en nuestra cabeza.

Empieza a practicarla, empieza a trabajar tu autoestima con ella. Está en tu mano aumentar tu nivel de felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *