Tiempo de tormentas de Boris Izaguirre: fascinante de principio a fin

Tiempo de tormentas de Boris Izaguirre: fascinante de principio a fin

Boris Izaguirre, con 11 libros a sus espaldas, publica Tiempo de tormentas. Autobiográfica, emocionante y, sobre todo, desgarradora. Boris se desnuda dejando ver su infancia, su dolor, felicidad, su vida. Un libro absolutamente fascinante que te descubre a una persona aún más fascinante. Tiempo de tormentas no deja a nadie indiferente.

Boris Izaguirre entre tormentas

Sabe que es diferente. Desde muy niño tiene problemas de dislexia y motricidad. Actúa de forma amanerada y disfruta siendo el centro de atención. Belén Lobo, la primera bailarina de ballet de Venezuela, y su padre, Rodolfo Izaguirre, crítico de cine, rodean al pequeño de “malas compañías”. Boris crece rodeado de artistas, de la alta sociedad venezolana, de intelectuales, de gente de la que él solo puede aprender.

Nos habla de su infancia en Venezuela, de las dificultades de su precocidad y su homosexualidad. De una brutal violación. De su viaje a Santiago de Compostela. Pero, también, de su viaje a Madrid y a Barcelona y de vuelta a Madrid. De Animal de frivolidad, de Crónicas Marcianas, de telenovelas y bares. Y de grandes personalidades con las que comparte momentos, confidencias, vivencias y, por supuesto, también dolor.

Tiempo de tormentas, un soplo de aire fresco

Lo confieso, es lo primero que leo de Boris Izaguirre. Le conocí por Crónicas Marcianas, aunque poco. Supe que escribía, pero tampoco presté interés a sus novelas. Nunca desde el desprecio, pero sí desde el conocimiento y la ignorancia. En cambio, cuando Planeta anunció que publicaba Tiempo de tormentas, algo llamó mi atención. Una autobiografía en la que hablaba de su niñez, el paso a la vida adulta y su vida en Venezuela y en España. Le di una oportunidad y me fascinó. Me fascinó cómo escribe, como narra, la sutilidad y la agilidad de la prosa. La grandeza de su niñez, las personas con las que ha crecido. Me sorprendió la insolencia de su inteligencia y su juventud. Descubrí a una persona más allá del personaje, aunque el propio Boris dice que todo es uno. Pero no, hay mucho más, hay un universo entero detrás de él.

Pero desde luego no es una vida en la que puedas reflejarte porque es absolutamente única. Su forma de vivir su homosexualidad, los insultos escuchados, los deseos provocados o la violación sufrida. Hechos que han construido a una de las personas más brillantes del panorama literario actual. Padres que deslumbraban, que brillaban, solo podían tener un hijo como él.

Cuando la homosexualidad es tu arma y tu castigo

En pleno siglo XXI ser gay sigue siendo algo tremendamente complicado, especialmente cuando te alejas del centro de Madrid. Por lo que, si nos remontamos a principios de los 70 y ponemos la mirada en Venezuela, la homosexualidad se convierte en algo insoportable. O no. O tal vez solo depende de lo que haces con ella. Cuando escuchas los insultos, cuando los usas para crecer, para saberte único, diferente, imprescindible, es el mejor arma. Boris consigue dar la vuelta al dolor que le intentan causar -y que a veces consiguen- y lo convierte en su mejor arma. Una Venezuela primero y una España después lo tachan de maricón. Sí, como descalificativo, como espada, como etiqueta con el único fin de marcar, juzgar y herir.

¿Y hay mejor escalera que aquello que te hace diferente para llegar a donde quieres? No, pero muy pocos saben hacerlo como lo hizo Boris.

One Comment

  1. Pingback: Si quieres aumentar tu autoestima, no sigas estos cuatro métodos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *