Si quieres aumentar tu autoestima, no sigas estos cuatro métodos

Si quieres aumentar tu autoestima, no sigas estos cuatro métodos

Aumentar nuestra autoestima nos ayuda a salir de la zona de confort, nos refuerza y nos empuja a luchar y conseguir todo aquello que nos proponemos. Una red social de apoyo, un buen ambiente familiar y una personalidad resiliente son pilares fundamentales de la autoestima. ¿Pero qué falsos mitos existen en base a cómo podemos desarrollar una buena autoestima?

¿Qué no funciona para aumentar la autoestima?

Desde la Psicología Positiva Online existen numerosas técnicas para conseguir que la autoestima de una persona se desarrolle. Diversos ejercicios y métodos que generan autoconfianza y seguridad. De esta forma, se consigue un desarrollo óptimo de la persona. Pero ¿qué métodos no funcionan para desarrollar la autoestima?

aumentar-autoestima-metodos-mitos

1. Focalizarnos en la búsqueda de la felicidad

Si bien es cierto que la autoestima nos propicia al mayor bienestar, rebasado cierto punto puede ser disfuncional. Y es que la búsqueda obsesiva de la felicidad acaba por traer un mayor malestar.

La felicidad es una media, un balance de todo lo ocurrido, una suma de momentos, pero no algo estable y permanente. Todo cambia y todo evoluciona, y la felicidad también. Por eso, empeñarse en estar 100% feliz siempre únicamente acaba generando sensación de fracaso y frustración, debilitándose la autoestima.

aumentar-autoestima-metodos-mitos

2. Afirmaciones positivas

El pensamiento positivo promulga el poder de las afirmaciones positivas. Pero su uso es más limitado de lo que se piensa.

Las afirmaciones positivas tienen un gran efecto cuando no existe malestar significativo o cuando no hay una patología previa. En casos “severos”, las afirmaciones positivas no deben ser la única forma de promover la salud mental. De hecho, lo normal es que vayan acompañadas de otros ejercicios y un acompañamiento terapéutico.

aumentar-autoestima-metodos-mitos

3. Objetivos no realistas

Es importante marcarse metas, logros y proyectos a corto, medio y largo plazo. De hecho, la capacidad de fijarse metas y luchar por ellas, aumenta significativamente nuestra autoeficacia, la autoconfianza y, por ende, la autoestima. El problema surge cuando los objetivos no son realistas. Y es que, pese al extendido pensamiento de que podemos lograrlo todo, no siempre es así. Pero tampoco es necesario que así sea. Tal vez sea imposible que una persona con graves problemas de salud acabe convirtiéndose en astronauta. En ese caso, el objetivo no realista será fuente de malestar al ver de forma clara la limitación.

eliminar-procrastinacion-aumentar-productividad

4. El optimismo cegador

Y es que ver siempre el lado bueno de las cosas no solo es imposible, sino que, de conseguir hacerse, se estará entrando en una distorsión cognitiva alejada de la realidad. Por el contrario, si se promueve un optimismo realista, una forma adecuada de ver las situaciones negativas, podremos aumentar el crecimiento. Las cosas no siempre son blancas o negras. Cada momento tiene algo que enseñarnos y aportarnos, pero muchas veces es algo pequeño y que tarda tiempo en verse.

Conseguir una autoestima fuerte es una labor complicada, que muchas veces se encuentra rodeada de falsos mitos. Encontrar los ejercicios adecuados o poner en práctica buenos métodos no siempre resulta fácil. Por eso, antes de nada, se debe saber qué es lo conveniente ante una baja autoestima, que se debe hacer y, sobre todo, que no.

One Comment

  1. Pingback: ¿Dependencia emocional? Identifícala con estos signos ~ Ángel Rull

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *